12 de desembre 2008

Yes, wee-kend!!


"Agazapado sobre la frágil nieve, vigilando cada uno de sus movimientos, intentando mimetizarse con el entorno, el depredador esperaba su oportunidad. Los latidos de su corazón parecían martillear su pecho, incluso el aire que respiraba parecía crujir demasiaso fuerte para el silencio que lo cubría todo de un manto de solemnidad. Todos sus músculos estaban en un estado de relajación aparente, disimulando toda la tensión que se estaba acumulando en ellos. Hacía ya un tiempo que esperaba, pero no tenía intención de dejar su cometido. Sus ojos afilados se perdían en la immensidad de la nada, intentando atisbar cualquier rastro de vida.
Y entonces, sin saber ni cómo ni de dónde, el chasquido de un gatillo rompió el aire sin dejarle tiempo ni a estremecerse. El proyectil le desgarró el pecho y lo atravesó sin dificultad. La bala se perdió dejando tras de sí un charco de sangre que se fundía con la nieve dibujando macabras formas en el suelo, y su cuerpo inerte y sin vida yacía en el suelo. El joven cazador recogió su trofeo apresurado y orgulloso, dispuesto a disfrutar de su captura y ansioso por contar su hazaña. Lo que nunca llegaría a entender su diminuta mente es que lo más preciado del animal que acababa de cazar, lo que realmente le convertía en una bestia admirable; eso nunca se lo llevaría consigo."



Un cançó per acabar d'empènyer un divendres, la trobo una versió molt encertada i que s'ha fet coneguda gràcies al nou anunci de Volkswagen: